Traducción médica y farmacéutica

La traducción médica y farmacéutica es una disciplina que requiere un nivel de especialización alto, por lo que solo deben realizarla traductores que dispongan de la titulación adecuada. Por este motivo, solo empleamos traductores especialistas que sean médicos o ingenieros biomédicos, que tengan experiencia en su campo médico concreto y que cuenten con una titulación lingüística adecuada. Estas traducciones reciben revisiones exhaustivas y altos controles de calidad.

¿Por qué solo empleamos a traductores con titulación médica para traducciones médicas?

Conocer un idioma extranjero no basta por sí solo. El traductor debe comprender el texto para poder traducirlo, esto es básico. Todos creemos tener un buen nivel en nuestro propio idioma, ¿no? Vamos a comprobarlo haciendo una pequeña prueba con una frase sacada de un texto médico:

El abdomen timpánico y la atonía del tracto gastrointestinal suelen ser los primeros síntomas de una nutrición parenteral que requiere tratamiento por tratarse de una alimentación oral inadecuada.

La distensión de las capas intestinales congestionadas puede ser uno de los factores que provocan una anastomosis bloqueada o su dehiscencia.

¿Ha entendido algo o parte de estas frases? ¿Eran fáciles de leer? Puede que hablemos bien nuestro idioma, pero la comprensión de un texto médico es algo muy distinto.

La redacción de un texto médico o científico tiene sus expresiones propias. En un texto médico escrito en alemán, por ejemplo, el término "Anamnese" se usa con mucha frecuencia. Los diccionarios ofrecen el término "anamnesis" como equivalente en español. Si un traductor se fía solo de lo que dice un diccionario no está haciendo bien su trabajo. ¿Por qué? Pues porque ningún médico, independientemente del país, utilizaría nunca la expresión “anamnesis”. Simplemente lo llaman “historial médico del paciente”.

De la misma forma, contratar a un traductor con habilidades especializadas en un tema concreto que, sin embargo, no tiene habilidades idiomáticas, también es un error. Por ejemplo, un experto en el tema puede pasar más de una noche en vela buscando un equivalente del término "Patientengut", una palabra alemana que se traduce como “ficha médica”.

El estilo, como sabemos, es la forma en la que decimos, hacemos, expresamos o realizamos algo. ¿Alguna vez ha observado que los textos científico-técnicos tienen un estilo muy característico? Para que pueda verlo más claramente, examinemos un ejemplo concreto. Si nos mantenemos fieles al estilo del idioma de origen, la traducción sería como sigue:

Gracias a las mejoras en los servicios de primeros auxilios y rescate médicos, el número de víctimas de accidentes graves que llegan a los hospitales en condiciones adecuadas para poder empezar una terapia intensiva es cada vez mayor.

Después de una corrección de estilo por parte de un experto en el idioma y en el campo concretos, la traducción de la misma frase sería esta:

Los avances en los servicios de primeros auxilios y rescate médicos permiten administrar cuidados intensivos de forma inmediata a un número cada vez mayor de víctimas de accidentes graves que ingresan en un hospital.

No hace falta decir más.

No importa el campo específico de la documentación que nos entregue: podemos proporcionarle una traducción a 150 idiomas de forma rápida y económica.

A continuación puede consultar una lista de las áreas en las que trabajamos:

 

 

Ya confían en nosotros:


Sign up to our newsletter

Sign up