El alto coste de una traducción barata

En el mundo de los negocios, no es extraño encontrar errores de traducción, pero muchos subestiman lo caro que pueden salir estos errores. Somos lo que decimos, por lo que el prestigio de una empresa depende directamente de lo que dice. Si cometes un fallo, no es fácil reparar los daños. El valor de una traducción profesional y de un servicio de revisión de texto es esencial para cualquier empresa; incluso el error más insignificante puede dar lugar a consecuencias desastrosas en el plano financiero y jurídico.


Muchas empresas trabajan con una plantilla diversa compuesta de profesionales de distintos países. Cuando se hace necesaria una traducción, las empresas suelen asignar la tarea a sus propios empleados, ya que piensan que así resulta más barato y rápido.


Desafortunadamente, ser capaz de hablar dos idiomas no es lo mismo que ser capaz de traducir con precisión un contenido que a veces es complejo y muchas veces importantísimo para la empresa. La traducción es un talento muy especializado, y muchos profesionales del sector trabajan duro para perfeccionarlo. La traducción palabra por palabra no suele funcionar, ya que es necesario tener en cuenta determinadas convenciones culturales y lingüísticas para que una traducción sea bien recibida en cada país y cultura. Hay que trasladar cuidadosamente el significado del mensaje a cada mercado al que va dirigido.


La verdadera importancia de una buena traducción y revisión del texto es más obvia cuando algo sale mal.


A continuación enumeramos los 10 mejores ejemplos de errores de traducción costosos de todo el mundo:


  1. HSBC No hagas nada – Cuando el eslogan de HSBC “No asumas nada” se tradujo erróneamente en varios países como “No hagas nada”, el banco se vio obligado a lanzar una campaña de diez millones de dólares para cambiar la imagen y reparar el daño. (Fuente: http://www.businessnewsdaily.com/5241-international-marketing-fails.html)

  1. El diablo Moisés – Cuando San Jerónimo (patrón de los traductores) tradujo el Antiguo Testamento del hebreo al latín, leyó erróneamente “karan” como “keren”, así que, en lugar de otorgarle a Moisés un “resplandor” en torno a la cabeza, le colocó sendos “cuernos”. Este error dio lugar a siglos de pinturas y esculturas de Moisés con cuernos y al estereotipo ofensivo que se usa de vez en cuando del judío con cornamenta. (Fuente: http://taylormarshall.com/2013/08/the-horns-of-moses-defending-michelangelos-horned-moses.html)

  1. No estoy en la oficina – Cuando unos funcionarios de Swansea pidieron la traducción al galés de una señal de carretera, pensaron que el mensaje de respuesta era la traducción que habían solicitado. Desafortunadamente, el mensaje de correo decía, en galés: “En estos momentos no estoy en la oficina. Envíe sus proyectos de traducción”. Así que eso era lo que se podía leer debajo de la versión en inglés, que impedía el paso de los camiones a una carretera cerca de un supermercado. (Fuente: http://news.bbc.co.uk/1/hi/7702913.stm)

  1. ¿Vaca o pecho? – El famoso eslogan de la American Dairy Association, “Got Milk” (¿Tomas leche?) se tradujo erróneamente en México como: “¿Estás lactando?” ¿Ofensivo? Sí. (Fuente: http://www.sfgate.com/business/article/Lost-in-the-translation-Milk-board-does-without-2884230.php)

  1. Por el amor de un pollo – La compañía americana de aves de corral “Perdue Chicken” fue una de las pioneras en convertir el pollo de un simple producto a toda una marca. Su mensaje era original y pegadizo: “It takes a hard man to make a tender chicken” (Hace falta un hombre duro para hacer un pollo tierno) se tradujo erróneamente en España como: “Hace falta un hombre duro para excitar a un pollo”. Estarán de acuerdo en que no es exactamente lo mismo. (Fuente: http://spanish.about.com/cs/culture/a/chevy_nova_2.htm)

  1. La fórmula del desastre – La traducción incorrecta al español de un producto de fórmula para bebés de Mead Johnson Nutritionals, de Indiana, obligó a la empresa a retirar 4,6 millones de botes de producto. Si la fórmula se hubiera preparado según las instrucciones, podría haber provocado insuficiencia renal, palpitaciones e incluso la muerte, según la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. El número de demandas interpuestas a la empresa habría sido gigantesco. (Fuente: http://www.dotcommatranslations.co.uk/costly-mistakes-when-translations-go-wrong/)

  1. El dentífrico más seductor – En Francia, Colgate intentó lanzar un nuevo dentífrico con el nombre de Cue. ¡Lo que no sabían es que Cue era el nombre de una famosa revista porno francesa! (Fuente: http://terminalveracity.wordpress.com/category/marketing/)
  2. El maíz del miedo – Animar a los jóvenes a comer verdura no es tarea fácil, pero los responsables de la marca Jolly Green Giant todavía lo hicieron más difícil sin saberlo, ya que, por lo visto, la marca se había introducido en el mercado de arabia Saudí con la traducción “El escalofriante ogro verde”. (Fuente: http://www.shackletonpr.co.uk/news/2013/10/15-advertising-slogans-that-didnt-translate-well/)

    1. Los bolígrafos fertilizantes – Después de solventar problemas de fugas de tinta en sus productos de papelería, Parker Pens lanzó una campaña publicitaria genial muy estudiada con el eslogan: “It won’t leak in your pocket and embarrass you” (No tendrás que avergonzarte de pantalones manchados). Desgraciadamente, la campaña no funcionó igual de bien en México, ya que tradujeron erróneamente “embarrass” como “embarazar”, por lo que el nuevo eslogan que recorrió México fue: No goteará en el bolsillo y te dejará embarazada”. (Fuente: http://spanish.about.com/cs/culture/a/chevy_nova_2.htm)


     


    1. Una palabra con terribles consecuencias – Cuando “intoxicado” se interpretó erróneamente como “drogado” en lugar de “envenenado”, el español Willie Ramirez, de 18 años, fue tratado de una sobredosis en un hospital de Florida, en lugar de recibir tratamiento por intoxicación alimentaria. Dado que Willie estaba sufriendo una hemorragia intracerebral, el tratamiento por sobredosis acabó dejándole tetraplégico. Recibió una indemnización por negligencia de 71 millones de dólares. (Fuente: http://briansteel.wordpress.com/2009/11/04/mistranslation-and-misinterpretation-12-medical-legal-consequences/)


 


 


Todos estos ejemplos demuestran lo importante que es dejar la traducción a los profesionales.


 


Las traducciones caseras o las que se encargan a amigos o colegas pueden parecer baratas en un principio, pero pueden resultar extremadamente caras a largo plazo. La calidad no es cara, las correcciones suelen serlo. ¿Está seguro de que sus necesidades de traducción están en buenas manos?


 


 


Compartir esta historia

Sign up to our newsletter

Sign up